The Amazon Post

Han aparecido nuevas evidencias de la campaña fabricada en contra de Chevron, con más pruebas de que actores fueron contratados para participar en otra protesta Anti-Chevron.

Chevron ha obtenido nuevas evidencias de que una empresa de casting con sede en la ciudad de Nueva York, NYCastings, fue contratada para ofrecer USD 80 por cada “extra” y USD 200 para los “personajes principales”, para que actuaran como manifestantes contra Chevron con el propósito de hacer un video propagandístico, que buscaba mostrar la protesta como un hecho real y no como lo que realmente era, un truco pagado.
Grupos de activistas como Amazon Watch y ToxicEffect, junto a líderes políticos de Ecuador, se unieron para promover el “Día Internacional Anti-Chevron”, celebrado el 21 de mayo pasado. Ellos afirman que eventos como el que se celebró en Nueva York son un ejemplo de una condena mundial a la petrolera. Sin embargo, cada vez queda más claro que estas manifestaciones no han sido más que trucos pagados, realizados con actores contratados.

Esta no es la primera vez que han contratado “extras” para protestar en contra de Chevron. Como reportó recientemente Paul Barrett, de Bloomberg Businessweek, la reunión anual de accionistas de Chevron, celebrada el pasado 28 de mayo en Midland, Texas, atrajo una protesta protagonizada por manifestantes falsos que fueron pagados USD 85 cada uno, por agitar carteles y gritar consignas.
Además, durante el último año, la República de Ecuador ha pagado todos los costos para que periodistas internacionales, políticos estadounidenses y otras celebridades viajen a Ecuador a fin de participar en la campaña contra Chevron.

La fraudulenta campaña contra Chevron sigue siendo una típica ficción de Hollywood.

Chevron presentó ayer su oposición a la moción de Steven Donziger y los demandantes de Lago Agrio que buscaba intervenir en el acuerdo extrajudicial de Chevron con Patton Boggs. La petición presentada por Chevron en el Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito Sur de Nueva York, está disponible aquí.

Según el acuerdo realizado el pasado 7 de mayo, Patton Boggs se retiraría del litigio fraudulento de Ecuador, emitiría una declaración de arrepentimiento y aceptaría realizar el pago de USD 15 millones a Chevron. En su petición de oposición, Chevron argumenta, entre otros motivos, que la moción presentada por Donziger no es más que una maniobra de relaciones públicas, ya que no tienen ningún interés personal en el acuerdo y no tienen fundamentos para intervenir.

“Es un poco irónica la intención de Steven Donziger que trata de ‘intervenir’ para dar una lección de obligaciones éticas de los abogados, después de que ha dedicado su carrera a la violación de esas obligaciones y capturar todo la destrucción en película”, según la moción presentada por Chevron.

Como una alternativa a denegar la moción de intervenir, Chevron solicita que la Corte requiera a Donziger, los demandantes de Lago Agrio y Pablo Fajardo que produzcan documentos y los sometan a deposición antes de decidir sobre la moción.

Declaración de Chevron Corporation sobre el acuerdo entre la compañía y el estudio de abogados Patton Boggs

San Ramón, California, 7 de Mayo, 2014 – Chevron Corporation (NYSE: CVX) anunció hoy que llegó a un acuerdo con Patton Boggs LLP, una firma de abogados y cabildeo con sede en Washington, D.C. Chevron había presentado contrademandas ante una Corte federal de Estados Unidos en contra de Patton Boggs, por su rol en el juicio contra la compañía en Ecuador. De conformidad con el acuerdo firmado hoy, para resolver dichas contrademandas, Patton Boggs retira su apoyo al fraudulento litigio ecuatoriano, emite uncomunicado en el que manifiesta arrepentimiento por su rol en el caso, le transfiere a Chevron su interés en el litigio, y le paga a Chevron USD 15 millones de dólares. Por su parte Chevron acordó liberar todo reclamo en contra de Patton Boggs y sus socios.

´´Nos complace que Patton Boggs le haya puesto fin a su asociación con el esquema de fraude y extorsión del litigio ecuatoriano. Chevron detalló sus objeciones a la conducta de Patton Boggs en su contrademanda, y el acuerdo firmado hoy pone fin a ese juicio. Chevron exhorta a otros a desligarse de este fraude´´, dijo Hewitt Pate, Vicepresidente y Asesor Jurídico General de Chevron.

El 4 de marzo de 2014, el Juez Lewis Kaplan de la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York, EE.UU., dictaminó que la sentencia por USD 9.500 millones en contra de Chevron en Ecuador fue producto de fraude y extorsión, y la declaró inejecutable en los Estados Unidos, encontrando culpable a Steven Donziger de violar las leyes contra el crimen organizado, RICO por sus siglas en inglés. Donziger, un abogado estadounidense, es el principal arquitecto del esquema de fraude y extorsión contra la empresa.

Patton Boggs empezó a trabajar con Donziger y los demandantes de Lago Agrio a inicios de 2010 a cambio de una parte de las ganancias en el caso. Patton Boggs presentó también tres demandas separadas en su propio nombre contra Chevron en los Estados Unidos. Todas sus demandas contra Chevron fueron rechazadas por cortes federales norteamericanas. El 31 de marzo de 2014, el juez Kaplan concedió la solicitud de Chevron para presentar contrademandas contra Patton Boggs, relacionadas con el rol de la firma en el juicio ecuatoriano, y otras acciones legales en contra de la compañía. El acuerdo de hoy resuelve esas contrademandas.

Al llegar a esta transacción, Patton Boggs es la parte más reciente, entre muchas, que se desliga de Steven Donziger y los demandantes de Lago Agrio. Durante el reciente juicio federal por crimen organizado en contra de Donziger –que duró siete semanas– hubo más de una docena de antiguos colaboradores y aliados que testificaron en su contra, incluyendo personas que previamente fungieron como abogados, consultores ambientales, financistas, empleados y sus colaboradores ecuatorianos.

Chevron es una de las compañías integradas de energía globales a nivel mundial, con subsidiarias que conducen negocios en todo el mundo. El éxito de la empresa está impulsado por el ingenio y compromiso de sus empleados y su aplicación de las tecnologías más innovadoras en el mundo. Chevron está involucrada en todas las facetas de la industria energética. La compañía explora, produce y transporta petróleo crudo y gas natural; refina, comercializa y distribuye combustibles para el transporte y otros productos energéticos; fabrica y vende productos petroquímicos; genera y produce energía geotérmica; ofrece soluciones de eficiencia energética y desarrolla los recursos energéticos del futuro, incluyendo biocombustibles. Chevron tiene sede en San Ramón, California. Más información sobre Chevron en www.chevron.com.

Chevron Corporation anunció hoy que llegó a un acuerdo con Patton Boggs LLP, una firma de abogados y cabildeo con sede en Washington, D.C. Chevron había presentado contrademandas ante una Corte federal de Estados Unidos en contra de Patton Boggs, por su rol en el juicio contra la compañía en Ecuador. De conformidad con el acuerdo firmado hoy, para resolver dichas contrademandas, Patton Boggs retira su apoyo al fraudulento litigio ecuatoriano, emite un comunicado en el que manifiesta arrepentimiento por su rol en el caso, le transfiere a Chevron su interés en el litigio, y le paga a Chevron USD 15 millones de dólares. Por su parte Chevron acordó liberar todo reclamo en contra de Patton Boggs y sus socios.

“Nos complace que Patton Boggs le haya puesto fin a su asociación con el esquema de fraude y extorsión del litigio ecuatoriano. Chevron detalló sus objeciones a la conducta de Patton Boggs en su contrademanda, y el acuerdo firmado hoy pone fin a ese juicio. Chevron exhorta a otros a desligarse de este fraude,” dijo Hewitt Pate, Vicepresidente y Asesor Jurídico General de Chevron.

El 4 de marzo de 2014, el Juez Lewis Kaplan de la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York, E.E.U.U, dictaminó que la sentencia por USD 9.500 millones en contra de Chevron en Ecuador fue producto de fraude y extorsión, y la declaró inejecutable en los Estados Unidos, encontrando culpable a Steven Donziger de violar las leyes contra el crimen organizado, RICO por sus siglas en inglés. Donziger, un abogado estadounidense, es el principal arquitecto del esquema de fraude y extorsión contra la empresa.

Patton Boggs empezó a trabajar con Donziger y los demandantes de Lago Agrio a inicios de 2010 a cambio de una parte de las ganancias en el caso. Patton Boggs presentó también tres demandas separadas en su propio nombre contra Chevron en los Estados Unidos. Todas sus demandas contra Chevron fueron rechazadas por cortes federales norteamericanas. El 31 de marzo de 2014, el juez Kaplan concedió la solicitud de Chevron para presentar contrademandas contra Patton Boggs, relacionadas con el rol de la firma en el juicio ecuatoriano, y otras acciones legales en contra de la compañía. El acuerdo de hoy resuelve esas contrademandas.

Al llegar a esta transacción, Patton Boggs es la parte más reciente, entre muchas, que se desliga de Steven Donziger y los demandantes de Lago Agrio. Durante el reciente juicio federal por crimen organizado en contra de Donziger –que duró siete semanas– hubo más de una docena de antiguos colaboradores y aliados que testificaron en su contra, incluyendo personas que previamente fungieron como abogados, consultores ambientales, financistas, empleados y sus colaboradores ecuatorianos.

La Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York, EE.UU., dictaminó hoy que la sentencia por $9.5 mil millones en contra de Chevron Corporation en Ecuador fue el resultado de fraude y extorsión, y la declaró inejecutable.

El fallo de casi 500 páginas  concluyó que Steven Donziger, el abogado estadounidense que lideró la demanda ecuatoriana contra la empresa violó la ley federal RICO, por sus siglas en inglés, cometiendo actos de extorsión, lavado de dinero, fraude electrónico, violaciones a la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero, manipulación de testigos y obstrucción de la justicia para obtener la sentencia ecuatoriana, además de tratar de encubrir sus crímenes y los de sus asociados.

La corte concluyó que Donziger y su equipo “escribieron la sentencia [ecuatoriana] y prometieron pagar USD 500,000 dólares al juez ecuatoriano para que fallara a su favor y firmara la sentencia’’.

En su fallo, el juez que presidió el proceso, Lewis Kaplan, afirmó que:

“Los actos ilícitos de Steven Donziger y su equipo legal ecuatoriano, serían ofensivos para las leyes de cualquier país que aspire al Estado de Derecho, incluyendo Ecuador– y ellos lo sabían–. De hecho, un miembro del equipo legal ecuatoriano, en un momento de pánico, admitió que si los documentos que exponen sólo una parte de lo que hicieron salieran a la luz, ‘aparte de destruir el caso, todos nosotros, tus abogados, podríamos ir a la cárcel’. Es hora de afrontar los hechos”.

Por su parte, Hewitt Pate, vicepresidente y consejero general de Chevron, dijo al respecto que “La decisión de hoy es inequívoca; la sentencia ecuatoriana contra Chevron es un fraude y es el resultado de actos delictivos por parte de un puñado de abogados corruptos que buscan enriquecerse”. Pate agregó que “La reputación de Chevron fue tomada como rehén y retenida en busca de un rescate multimillonario. En lugar de ceder y pagarle a estos criminales, Chevron expuso la verdad. Confiamos en que cualquier corte que respete el Estado de Derecho también encontrará que la sentencia ecuatoriana es ilegítima e inejecutable”.

Durante las siete semanas que duró el juicio RICO, Chevron presentó pruebas irrefutables que detallaban el alcance de los actos fraudulentos realizados y dirigidos por Donziger junto a su equipo legal ecuatoriano y otros asociados, incluyendo la fabricación de pruebas ambientales, presión a los expertos científicos para que falsificaran sus informes, planificación de cómo intimidar a los jueces para que dictaran sentencias favorables, soborno a los expertos designados por el tribunal, redacción clandestina de órdenes judiciales e inclusive de la sentencia definitiva. La decisión de la corte deja en claro que Donziger y sus asociados recurrieron al fraude motivados por la falta de pruebas reales para sustentar sus reclamos  contra  Chevron.

El fallo de hoy prohíbe a Donziger y sus asociados tratar de ejecutar la sentencia ecuatoriana en los Estados Unidos al igual que lucrar de sus actos ilegales.

Chevron nunca ha operado en Ecuador. Texaco Petroleum (Texpet), que se convirtió en una subsidiaria de Chevron en el 2001, era un socio minoritario en un consorcio de producción de petróleo en Ecuador, en el que participaba la empresa petrolera estatal Petroecuador, entre los años 1964 a 1992. Después de que en 1992 Texpet cedió su parte de las operaciones a Petroecuador, de conformidad con un acuerdo con el Estado ecuatoriano, Texpet acordó realizar un saneamiento de los sitios de producción seleccionados, mientras que Petroecuador se comprometió a realizar la limpieza de las áreas restantes. El Gobierno de Ecuador supervisó y certificó la  exitosa conclusión de estos trabajos de remediación de Texpet, dejándolo totalmente liberado de cualquier responsabilidad ambiental futura. Petroecuador, sin embargo, no llevó a cabo la limpieza que prometió y, en los últimos 20 años, ha seguido operando y expandiendo las operaciones de petróleo en la antigua concesión.

Un tribunal de arbitraje internacional en La Haya ya ha declarado que la República del Ecuador liberó a Texaco – y por lo tanto a Chevron – de toda responsabilidad por interés público oreclamos ambientales colectivos a través de acuerdos firmados en la década de 1990. En varias ocasiones, los abogados de los demandantes de Lago Agrio han admitido lo que la sentencia de Lago Agrio deja claro, que sus afirmaciones son exclusivamente colectivas y no individuales.

Hewitt Pate agregó que “Chevron cree que la gente del Oriente merece una calidad de vida mejor. Ellos carecen de la infraestructura básica, incluyendo agua y tratamiento de aguas residuales. Esperamos que esta decisión incite a Petroecuador y al Gobierno de Ecuador a que asuman finalmente la responsabilidad de hacerle frente a los problemas que enfrenta la región y su gente”.